Como actuar ante un despido

          Ante un despido, ¿cómo nos sentimos? ¿qué podemos hacer? Pues bien lo primero es intentar reducir las emociones negativas que ello conlleva, y pensar en la frase célebre:Positivo y optimista

«Cuando el desánimo te venza, piensa que lo mejor está por venir y tú serás el/la protagonista».

          La vida está llena de fases, buenas y malas, pero una vez pasado el tiempo si recapacitamos podemos ver que es un proceso de aprendizaje, o incluso gracias a una situación negativa hemos ejercitado acciones que nos han hecho hacer cosas, que si no hubiéramos estado en ese extremo no hubieran surgido ni ocurrido. Un caso muy claro es el tema de emprender, mucha gente por miedos o por tener un trabajo estable no emprende y llegado a la situación de un despido se decide a realizar lo que siempre había soñado. O ¿por qué no te reorientas al trabajo que siempre has querido realizar? ¿O a estudiar eso que tanto te atrae?

          Es decir, veamos salida de dónde parece que no la hay, pero siempre la hay. Es cierto, y no vamos a negar que un despido es algo traumático, y que todos necesitamos cubrir una serie de necesidades primarias (seguridad, alimentos, etc..,) fuera aparte de las económicas que por supuesto también. Sin embargo, si tu actitud es de mirar hacia delante, y salir de la situación, tarde o temprano lo vas a hacer, si por el contrario, entras en la negatividad, en la depresión, en la desmotivación, eso lo único que te va a llevar a alargarlo y a empeorarlo más. Recuerda que cómo pensamos, nos emocionamos y nos comportamos, y eso se transmite, se nota.

      No digas estoy desempleado, sino estoy en busca activa de nuevas oportunidades, tu comunicación sirve tanto para transmitir a los demás y hacia a ti mismo: tus ganas de…tu motivación…tú buen hacer…en resumen, tu entusiasmo y tu positividad.

 

Vanesa Peñuelas

Tuapoyolaboral

25 de noviembre de 2012

→ Volver al índice de artículos ←

 

Print Friendly, PDF & Email